Tuesday, April 20, 2010

estás?

Solo como anoche, sabés algo? quizás sea mucho pedir, perdoname por confiarme tanto... solo que a veces el frío te pone algo mezquino de egoísmo...

Solo como anoche que calle mis ojos, pidiendo que solo por una horas me dejes creer que existe, que puedo soñar, que puedo sospechar que un milagro puede bendecirme... que aun puedo crear magia solo cerrando mi ojos y explotando un corazón imaginario en el aire.

En ese mismo aire que llega a su ventana, desparramando aque perfume que solo es para su mundo una flor que no existe aquí...

Como anoche, dejame por hoy y cada anochecer antes de dormir, que no llegaré tarde otra vez...
que el día siguiente será el cosquilleo en mi bariga preguntandome como se pondrá la luz en sus ojos...

Dejame creer que puedo enamorarme cada día, como una verdad que solo sucede antes del amanecer...

Solo te pido eso...en ese silencio que desvance mis brazos aferrados a la misma almohada, buscando recordar como se siente llegar al final de día con BUenas Noches respondido...

Tu sólo sabes que estoy aquí, que escribo esto por que el día me agobia, me pone un reloj de con manecillas que dibujan en mi boca lo que es bien visto antes otros.. lo que debe hacerse...

Cada noche como ayer, dejame imaginar que mi sonrisa es real... que todo estará bien..
que el frio es solo allá.. afuera..

Sunday, March 14, 2010

Te sigo extrañando...
Te sigo amando cuando el reloj se detiene en la ciudad...
Y sigo esperando verte cada vez que la calle dibuja algo parecido a tu sombra en la vereda...

Thursday, March 06, 2008

13:51 horas, Córdoba

This is, an word?

Demasiado tiempo? Así es, estas ahí... :) y yo, yo sigo por ahí, destellando estrellas en mis ojos, quebrando los errores en las paredes.

Y si mi paso parece un mar en calma, no te sorprendas que mis respiros resuenen en la noche. Y es que en este tiempo veo en los espejos de aquellas veredas que caminé cientos de tardes antes de hoy, como mi piel se ilumina con vida, una vida que hasta a mí me parece asombrosa. Y no creo, y refriego mis ojos una y otra vez, por no creer como mis instantes mutan en constantes desafìos, como mis pasos se hacen buscar entre la multitud.

Y es que me siento flotar, la libertad ,la conquista de un cautivo siempre nuevo, lo dulce de un desconocido que susurra en mis oìdos cada noche una poema de maravillas.

Descubro, encuentro, y en cada puerta que puedo tocar dejo mis sonrisas, y la locura de mi piel que no cesa de brillar en uno y mil colores. ¿Será que los años me han regalado el don de una estrella que cuelga en mis dedos?

No lo sé, pero oye que se siente rico, sentir el calor de otros en busca del tuyo, que se desparrama en el aire pronunciando tus recuerdos de los encuentros furtivos.

Y por lo que dure este tramo del camino, seguiré con la prueba y el error en mi tintero, experimentando esta senasasión de sentirse: ... encontrado.

Friday, November 23, 2007

10: 40 horas, Santiago de Chile

La víspera de un regreso, de una nueva vida....

¿Cómo empezar no?.... Una palabra que se ahoga en mi cabeza, momentos que quedarán en mis ojos para toda la vida... Tal vez aquella tarde en que con profunda tristeza me quede parado en el puente Avellaneda en Córdoba, cuando tomaba la decision de irme de aquella ciudad por tres meses, solo para retener lo poco que ya quedaba de una amistad que me marcó para esta y para otra vida más... Y con mis lágrimas sobre el andén, caminé hacia la puerta y dije que siempre contarás conmigo, aunque hoy me vaya de este camino para siempre...

Con mis maletas adormecidas, llegue un día a Santiago, solo y con las ganas que le quedan a una hoja que cae del árbol. Por suerte o por distracción, por escape o por simplemente encontrar personas que me dibujen una sonrisa, encontré un amigo en esta ciudad: Daniel. El colo (Mónica Durazno) me mostró ese lado de mi vida que no se disfrutar: Divertirme. Y así salimos noche tras noche de "Carrete", entre copas y risas aprendí de nuevo lo que era simplemente vivir y ser uno mismo. Gracias amigo!! Y por vos Colo conocí a otras 12 personas maravillosas, tan simplemente auténticas, que me abrieron las puestras de su casas y de su corazón.

Como explicar todos esos momentos, esas risas, bromas, esos amanceres bailando, esos juegos en el parque, esa reunión en aquel bar, esas borracheras con amigos. Esos abrazos que me dieron paz, que me hacían sentir especial...

Tantas palabras, tantas canciones, emociones que se plasmaron en mi piel, que llevaré en mi corazón con toda la felicidad que estas personas desinteresadamente me regalaron.

Dany, Dorka, Lucho (Luga), Ivan (El rubio), La prima Iván, Valerie, Charlote, Darien, Angelo, Polanco, Naya, Jenny.

Eternamente agardecido por que Dios los haya puesto en mi camino, ruego a este cielo o a lo que sea que cada uno crea, que uds. "Chiquillos" encuentren la felicidad que les quepa en sus bolsillos.

Y a solo 8 días de mi regreso a Argentina, con un entusiasmo de ver a esa familia del corazón que dejé, no puedo evitar mezclar mi tristeza de saber que no podré verlos, de que esos próximos fines de semanas ya no serán iguales, solo fueron dos meses, solo eso me bastó para llegar a sentirlos muy adentro.

Los quiero harto mis niños, cambiaron mi vida, mi sonrisa, y el aire que creí era siempre el mismo... Hoy soy feliz porque ser feliz no siempre siginifica que todos nuestros campos deban dar frutos extraordinarios, pues aunque solo sea un montón pequeño de tierra, una flor, el retoño de un árbol puede siinifcar el inmenso hallazgo de un momento de felicidad, la integridad del alma en la ausencia de aquellos sueños que aún no logramos realizar...

Menos días aún, para también ya definitivamente quedarme a lo lejos de alguién que abrió mi camino. Negro, si tan solo la disculpa o tal vez mis palabras en este momento te hicieran saber que... que quiero que seas feliz tan feliz como puedas, y aún en la ausencia o en el olvido yo, estaré a tu lado como te lo pormetí un día. Gracias por haberme enseñado tanto, lamento con el alma que hayamos llegado a esto que queda hoy. Y aún así te admiro, te aprecio y te valoro, jamás te olvidaré... cuídate mucho. Siempre puedes contar conmigo.

Los amo, y hoy en Santiago mis alas se abren nuevamente para volar tan alto como jamás lo he hecho, tan feliz por haber conocido a lo que pudo ser el amor de mi vida, tan cerca estuve de ti, pero hoy se también quien soy...

Jano, el negris, Ale o simplemente yo.

Saturday, September 15, 2007

Santiago, 15:20 horas

Cuando me voy...

Y es que sea posiblemente hoy el día en que me aleje de tu vida, no puedo mentirte no? mis lágrimas corren por mi cara, pues esto que nació por ti no tuvo luz de nigún sol para ver...

Te extrañé y me quedaré con esa sombra, con esa imagen de mí pensando en vos. Habiendo amado cada detalle de vos, llevándome la ultima sonrisa que me diste, el último saludo que nos dimos aquella mañana de domingo en la plaza. Y fue sin darme cuenta que te amé, sin pensarlo, sin decir al cielo que eres lo más importante que descubrí este año.

Y me quedé una vez más, ahí con un dedo casi rozando el cielo, el cielo de una realidad que pudo haber sido unos de mis sueños más hermosos... Estuve a tu lado cuando me buscaste, y hoy lo sigo estando a pesar de que vos no te das cuenta de que existo, y que cuido de ti sin pagar la ausencia de que ya no me hablas...

Y si solo fuí, un papel donde sacar tus ideas, y si solo me descubriste solo por perder el tiempo, que más da, tienes algo pequeño allí, en cada amanecer que ves, está esa, mi forma de querer tratando de darte fuerzas... de decirte que vos podés hacerlo.

Ojalá seas feliz, espero que algún días sepas que te dije esto... Te quiero.

Monday, August 13, 2007

17:41 horas, Córdoba

Uno de esos días en que fui.... IV
La cena...

Cuatro días o menos o más, pasaron en aquel mes de septiembre del 2004.
De nuevo mi memoria de detalles no se percata de este momento. Pero se que aquel día fue otro más de esos que... A pesar de mis años y libros leídos en mi profesión, en esos días me acuerdo de hacer vanidad de mis actos heroicos arreglando computadoras.

Tal vez no escogí mejor idea que elegir la de él, y así supe que el confiaba demasiado en mí. Y por un capricho o por simple coincidencia de necesidades su pc y la mía conjugarían en ayudarnos a ambos: yo nececitaba un respaldo de mi información y el solo necesitaba asegurarse de que su pc no tenía virus. Y no sé porque interpreté quo yo debía arrglarlo con destornilladores y pinzas...

Habiendo jugado al doctor cerebro, con una dósis exagerada de inteligencia de una semilla, resultó en una de mis tantas creaciones: Una computadora rota... de quién?? Creo que esa respuesta se la imaginan, pero por las dudas se las digo: Obvio que la de él.

Y así por un tornillo que nunca encajó, tuve que salir entre enojos y reclamos a buscar mi pc para alivianar la pérdida de la suya. La tarde yacía en el pincel de una rosa, caminamos al tímido barullo de un día de domingo en la ciudad, su perfume y mis pasos recorriendo mi canción en sus oídos..

No había previsto que al llegar a mi casa, estaría una amiga del alma Cyn. Era la primera vez que se conocían, el nerviosismo y la estupidez de estar enamorado tuvieron que convivir en ese momento. El fue simplemente una dulce melodía en la cocina hablando de su vida, y agarrando mis manos me acercaba a su espacio para sentirnos juntos y hacer el ocaso de nuestro propio universo.

Llegada la noche teniámos que partir para remediar mi nefasto arreglo de pc, sacrificando la mía. Juntos decidimos que haríamos de cenar y Cyn sería la invitada. Así, rumbo a su casa hablaba con ella, con mi corazón descansando en la seguridad de estar al lado de la persona que amaba.

Como explicar su magia en aquella cocina, y los perfumes de las hierbas invitando a una velada que solo supiese de historias que nunca se cansan. Sus manos eran un destello de sorpresas, y pusieron en la mesa un instante que nunca olvidé.

Allí, los tres, como otros tres más en cualquier lugar del mundo cenando, riéndose del vaivén de una aguja de reloj... Allí el aroma de una comida que aún resuena en mí, la compañia de una amiga que vio al amigo más feliz del mundo acompañado del sol que brillaba para él...


Allí, con la brisa de una primavera que recién nacía... termino la noche con una nota en la mesa de luz: "Gracias por secar mi lágrimas hermoso, Te quiero."

Solo se que ví aquella nota, apagué las luces de su casa. Apresuré mis pasos por la alfombra de la habitación, me metí entre las sábanas, y en silencio... le entregué mi estrella más dulce y dije:
Gracias por estar aquí, junto a mí....


Friday, August 10, 2007

15:59 horas, Córdoba

Uno de esos días en que fui.... III

Terminaba noviembre, y los soles cada vez más jóvenes de diciembre asomaban por mis hombros... La facultad y sus designios, merecían un sin parar de idas y venidas y él siempre entre sus libros y el encanto de dar vida a la historia como si fuese su creador...

Una de tantas noches, el calor y la luna inquieta, fueron testigos de un juego de niños perdidos en el amor. Aquel domingo se había hecho eterno para mí. Entre la ficción de una fotonovela que debía hacer con mis compañeros de estudios y el ansia por estar en el silencio más perfecto de quien quize tanto.

El año terminaba, mi vida parecía completa por terminar mi carrera y amar de la manera más intensa que pude haberlo hecho en esos días. Mi vecindario arrebataba mis sonrisas y mis suspiros por llegar a su puerta, aquella noche después de las risas por hacer reír a otros, conté cada segundo para ir a su encuentro, quería terminar mi día durmiendo a su lado. LLegué a su casa, resintiendo el cansancio y las ganas de una ducha, toqué el timbre y el día en su noche nuevamente comenzaba para mí. Los aromas de su departamento se impregnaban en mis ojos y el en la computadora matizaba historias y ensayos para la semana.

No sé que impulso o motivo llevó a cambiar el sonido de la música que escuchábamos, ni mucho menos recuerdo que tipo de música fue la que eligió, solo se que su alma de niño me invitó a jugar a la inocencia en la suavidad de la alfombra. Tumbados como cachorros reíamos y dábamos vueltas por el piso, el tiempo se hizo eterno mucho más que eso... Reí tanto, tanto, que dibujabamos el cielo con las ocurrencias de hacernos los trapecistas sin cuerda floja... Sé que nuestros ojos vieron pasar aquel día olvidando todo lo malo y todos los errores que cometíamos al intentar amarnos. y sé también que una estrella estuvo muy cerca de nuestras vidas para regalarnos un instante de felicidad.

Y recuerdo así, el inicio de un verano, el fin de un año que a pesar de haberme signado con una lágrima, me entregó en mis manos pedazos de vida.

Y recuerdo así a quién me enseño con alegrías y con dolor, que el amor se entrega aún sin la seguridad de su regreso...

Ese..., ese era otro de los días en fui...